Polémica y sentimientos encontrados a 20 años del autogolpe del 5 de Abril

Por un lado el Congreso fue cerrado, el Poder Judicial intervenido y la prensa fue callada. Pero también se logró el repunte de la economía, fin de la burocracia y derrota del terrorismo a largo plazo 

Lecturas: 1236Categoría : Política
Imagen de Redacción LimaPor: Redacción Lima
Sin votos (todavía)

Hoy se cumplen 20 años del denominado autogolpe del 5 de abril de 1992. Aquel día, el entonces presidente Alberto Fujimori dio un mensaje televisado donde anunció el cierre del Congreso, la intervención del Poder Judicial y de otras instancias del Estado.

Fujimori justificó dicho accionar pues había recibido un país en crisis, una inflación galopante y encima tenía al terrorismo asesinando a policías, militares y ciudadanos.

Si bien los efectos positivos de este accionar fueron a largo plazo, la realidad es que se cometió un acto antidemocrático, se violó una constitución vigente e incluso se intervino temporalmente los medios de prensa.

También se cometieron claras violaciones a los derechos humanos, como el secuestro de periodistas y políticos y otros abusos que hoy aún se investigan. La excesiva concentración de poder en uno de los principales asesores de Fujimori -Vladimiro Montesinos- también permitieron que en casi 11 años de gobierno se comentan luego los peores actos de corrupción y graves crímenes de lesa humanidad.

Para la expresidente del PPC, Lourdes Flores Nano, el autogolpe de Estado del 5 de abril fue totalmente injustificable y "nunca más debe repetirse", por la enorme corrupción y el abuso de poder que ocasionó.
 
"Es verdad que hace 20 años vivíamos una situación tremenda de desorden organizado por el terrorismo, pero siempre creí que el orden debía imponerse con democracia”, declaró.

En la otra orilla Kenji Fujimori, hijo del exmandatario hoy acusado de corrupción y delitos de lesa humanidad, consideró sostuvo que el 5 de abril "no fue un autogolpe, sino un contragolpe".

“Era un infierno. Teníamos problemas de terrorismo, Sendero estaba a punto de tomar Lima y teníamos un serio problema económico. Se tenía que tomar medidas excepcionales e irrepetibles. No fue un autogolpe, fue un contragolpe”, aseguró.  

 

Comenta aquí