Angélica Rivera, 'La Gaviota', antes actriz y ahora primera dama de México

Casada con virtual presidente Enrique Peña Nieto, encierra secretos, rumores y mucha polémica 

Lecturas: 6289Categoría : Mundo
Enrique Peña Nieto, presidente electo y su esposa "Gaviota"
Enrique Peña Nieto, presidente electo y su esposa "Gaviota"
Imagen de Redacción LimaPor: Redacción Lima
Sin votos (todavía)

Para los peruanos el rostro de Angélica Rivera es más familiar que el de su actual esposo y virtual presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Muchos la recuerdan por su papel de "Gaviota" en la telenovela "Destilando Amor", aunque también participó de producciones "La Dueña" y "Simplemente María".

Rivera, estuvo casada con el productor José Alberto Castro, con quien tiene tres hijas. Luego, en 2008 logra su divorcio civil y hasta solicitó se anule si matrimonio religioso.

Pero "Gaviota" contrajo matrimonio con Peña Nieto, cuando este era Gobernador de México el año 2010. El  hoy virtual presidente quedó viudo tras la inesperada muerte de su esposa Mónica Pretelini.

Muchas hipótesis se manejaron en torno a la muerte de Pretelini, pero se sabe que el propio Peña Nieto la encontró muerta sobre su cama el 10 de enero de 2007 por un paro cardiorespiratorio

ESCÁNDALOS. Pero Rivera ha sido involucrada en rumores y escándalos tras su relación con Peña Nieto.

El más reciente fue un tuit enviado hace cuatro días antes por la actriz Laura Zapata -hermana de Thalía- quien sostuvo que el canditato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), golpeó a su esposa.

"El candidato priísta a la presidencia de la República, EPN, le propinó una severa golpiza a su esposa Angélica", posteó y agregó que esta fue internada en un hospital de Los Angeles tras el supuesto incidente.

Angélica Rivera también reventó la red social tras la difusión de un video en el cual no sabía cuando eran los comicios en México

Pero lo cierto es que la actriz tiene el difícil papel de asumir el cargo de Primera Dama y no sólo tendrá frente a ella a la prensa política de México, sino a los flashes de la prensa rosa y del espectáculo del país charro, que "no perdona una".

 

Comenta aquí